La Apertura con los EE.UU.

La-Apertura-con-los-EE.UU.La apertura con los EE.UU es un logro histórico para la gestión del presidente Obama. Resulta impresionante ver que, aunque el levantamiento del embargo económico sigue pendiente de una decisión legislativa, importantes avances se están logrando en la siembra de un nuevo clima de relaciones bilaterales Cuba-EE.UU.

A la fecha, la Administración Obama ha emitido una orden general para permitir los viajes de norteamericanos a Cuba cuando se trate de las siguientes actividades:

  • Visitas familiares
  • Visitas gubernamentales
  • Actividades periodísticas
  • Investigación y reuniones profesionales
  • Actividades educativas
  • Actividades religiosas
  • Presentaciones públicas, clínicas, talleres de trabajo, competencias atléticas y deportivas, y exhibiciones.
  • Ayuda para el pueblo cubano
  • Proyectos humanitarios
  • Actividades de fundaciones privadas o de investigación o de institutos educativos
  • Exportación, importación o transmisión de información o materiales informativos
  • Ciertas transacciones de expertos

De igual manera se facultó a cada viajero autorizado a importar $400 en productos cubanos y a transferir $10,000 por viaje.

El último avance en las relaciones mutuas se acaba de producir al aprobarse medidas que permitirán que empresas norteamericanas vinculadas al traslado de encomiendas, telecomunicaciones, comercio exterior y agencias noticiosas puedan abrir oficinas, almacenes y puntos de venta al detal en territorio cubano. Ahora, los empresarios, profesionales, ejecutivos e inversionistas locales, junto con sus familiares inmediatos, podrán viajar a la isla a promover sus negocios.

Como van las cosas, pronto veremos a los primeros cruceros atracar en puertos cubanos; los cubanos comenzarán a disfrutar de un sistema eficiente de Internet cuya penetración es hoy de apenas 5%; los teléfonos celulares y las tarjetas de crédito y débito pasarán a ser de uso común en la isla; los vuelos chárter serán sustituidos por vuelos regulares; los norteamericanos podrán abrir cuentas bancarias en sucursales de bancos norteamericanos en Cuba; y en general, empresarios de ambos países harán negocios de manera rutinaria.

Como señala la encuesta de opinión de FIU 2014 la mayoría de los cubanos radicados en los EEUU favorece la apertura económica y la renovación de las relaciones diplomáticas con Cuba. Y es que Cuba, después de 53 años de embargo y de penurias económicas, ha permanecido al margen de los grandes avances tecnológicos que han transformado al mundo.

Por medio de la inversión extranjera Cuba podrá desarrollar su infraestructura de servicios y su mercado interno de bienes manufacturados; un importante sector de su población se incorporará a la fuerza laboral y los salarios tenderán a fijarse en función de la productividad; el poder adquisitivo del pueblo cubano aumentará sustancialmente y los flujos de comercio internacional crecerán proporcionalmente.

Las fértiles tierras cubanas han probado ser apropiadas para el cultivo del tabaco, la caña de azúcar, el café, los frutos cítricos y la ganadería de carne y leche. Igualmente, Cuba es pródiga en depósitos de níquel, cobalto, hierro, cobre, manganeso, zinc y posee reservas petroleras sin explotar en su plataforma marina. Con la inyección de recursos financieros y tecnología norteamericanos esos sectores se incorporaran rápidamente al proceso de modernización de Cuba.

En efecto, después de las reiteradas gestiones de la Cámara de Comercio de los EEUU – organismo que agrupa a más de 3 millones de empresas- y de múltiples visitas de congresistas y empresarios norteamericanos a la Isla, se ha  iniciado un proceso irreversible de creación de vínculos económicos entre ambos países.

Es así que de momento, mientras se discute la suspensión del bloqueo a Cuba a nivel legislativo, los ciudadanos norteamericanos por ahora podrán:

  • Viajar libremente a Cuba.
  • Usar tarjetas de crédito hasta por un monto de $500 por persona por año.
  • Incrementar los niveles de exportación de productos agrícolas, medicinas y alimentos.
  • Utilizar los servicios de bancos norteamericanos que comenzarán a operar en Cuba.
  • Disfrutar de los avances tecnológicos que empresas norteamericanas de comunicaciones, programación e Internet introducirán en la Isla.
  • Beneficiarse de los servicios de su embajada en la Habana.

Pero si se produce la suspensión del Embargo los beneficios serán mayores:

  • Se abrirá la exportación de maquinarias y equipos y tecnologías en todas las áreas económicas.
  • La inversión norteamericana, estimulada por mano de obra barata, florecerá en los diversos sectores de la actividad empresarial, el turismo en especial.
  • Se estimulará la demanda de servicios profesionales y técnicos de Estados Unidos incluyendo la ingeniería, la construcción, el transporte, la banca, las finanzas, los seguros y la consultoría.
  • Se abrirá el mercado norteamericano para los bienes y servicios cubanos.

Y además de la apertura del mercado norteamericano, el gobierno cubano inició conversaciones con la Unión Europea en mayo de 2014 con el objeto de normalizar los vínculos políticos que supeditaban las relaciones con la Isla. Si Cuba logra convencer a las autoridades de Bruselas de que su propósito de enmienda en materia de derechos humanos es real, las relaciones políticas tomarán su cauce normal y se restablecerá el flujo de fondos financieros y de comercio desde y hacia Europa.

Todo parece indicar que vienen tiempos mejores para Cubita La Bella…